Marchando una ración de Besugo

Besugo_galicia_marisco-02

El besugo de la ría es uno de los pescados más apreciados en la gastronomía, convirtiéndose en el plato más típico de los menús navideños. Se puede consumir directamente fresco, o si lo prefieres puedes guardarlo y conservarlo en el congelador para alguna ocasión especial.

El besugo podemos encontrarlo en el mercado, normalmente fresco; en raras ocasiones podemos encontrarlo congelado y menos habitual encontrarlo transformado.

En nuestra tienda online, puedes comprar besugo de la ría fresco, enviamos el pescado desde la lonja directamente hasta tu casa. Además puedes escoger entre tres tipos de tamaño (pequeño, grande o extra) y cómo deseas que te enviemos tu pedido de besugo de la ría. Si al recibir tu pedido de besugo de la ría, decides congelarlo no te preocupes, en Galicia Marisco te garantizamos que a la hora de consumirlo, este pescado no perderá ni sabor ni calidad. Para descongelar este pescado, recomendamos que lo saques del congelador con antelación y no lo introduzcas en agua o en el microondas para descongelar.

El 90% del besugo capturado en España procede del Atlàntico y el resto del Mediterràneo. El besugo gallego que ofrecemos a nuestros clientes, proceden exclusivamente de las rías bajas gallegas, directamente de la lonja hasta tu casa.

El besugo es un pescado que acepta diferentes preparaciones culinarias y, aunque tiene un precio elevado sobre todo en fechas navideñas, el besugo gallego goza de gran aceptación en nuestra cocina. Los platos más famosos son:

– Besugo a la cántabra: espolvoreado con pan rallado y acompañado de ajos, zumo de limón y guindilla.

– Besugo a la donostiarra: como a la cántabra pero sin pan rallado.

– Besugo a la sidra: cortado en trozos se macera con ajo, perejil y limón, se fríe y se le rocía con una salsa de cebolla, ajo, pan tostado y sidra.

– Besugo a la sal: el besugo entero y sin descamar se cubre totalmente con sal gruesa un poco húmeda y se hornea.

– Besugo a la espalda: en una bandeja se coloca el besugo abierto por la mitad y de “espaldas”, con la piel hacia abajo. Se le da un golpe de horno y se rocía con aceite en el que se han dorado ajos, guindilla perejil picado y un poco de vinagre.

En relación a sus propiedades nutritivas, el besugo es uno de los pescados que posee menor contenido graso, lo que hace que su aporte calórico sea moderado. Al igual que otros pescados, el besugo es fuente de proteínas y además contiene gran cantidad de vitaminas y minerales.