Marisco fresco y congelado

A veces por falta de tiempo para cocinarlo, a veces por previsión y otras veces por ahorro familiar sea cual sea tu razón, desde Galicia Marisco te damos algunos consejos de como Congelar el Marisco Gallego en casa, para que puedas conservarlo durante largos periodos, preservando su calidad original.

Cada tipo de marisco tiene sus propias características, y no todos los tipos de marisco se pueden congelar, las ostras sería un buen ejemplo de esto.

El Marisco de concha como el berberecho, mejillón, almeja o navaja es aconsejable limpiarlo bien, con agrua fria con sal, para eliminar las arenas e impurezas antes de congelarlo. Una vez bien limpio y escurrido, se le quita la concha y se mete en una bolsa para conservarlo en el congelador. Llegado el momento de su consumo es importante cocinarlas inmediatamente después de su descongelación.

El Marisco de mayor tamaño como la langosta, centolla,  bogavante, buey de mar, a diferencia del anterior es recomendable, es recomendable cocerlos previamente y dejarlos enfriar antes de congelarlos. Una vez cocidos, recomendamos envolver el marisco en un paño empapado con el agua de la cocción, y posteriormente, guardarlo en una bolsa, asegurándose de que no entre aire. Llegado el momento de su consumo, la descongelación debe hacerse en la nevera.

Otros Mariscos como gambas, carabineros, langostinos, cigalas o camarones pueden congelarse, en función de como se quieran consumir, cocidos previamente o crudosenvueltos en papel film transparente y antes de cocinarlos para su consumo se deben dejar descongelar durante unas 3 horas en la nevera.

Es muy importante no romper nunca la cadena de frío para que el marisco siga siendo un producto de primera calidad y se conserve en mejores condiciones.

Como especialistas en marisco gallego a domicilio, indícanos o pregúntanos cuando hagas tu pedido si necesitas más información y estaremos encantados de aconsejarte.