Percebe de Galicia

percebe-gallego-galicia-marisco-01-02

¿Sientes “morriña” de percebes de Galicia? Hace algunos años, lo podríamos entender, nuestra tienda online no existía… Y claro, pues era más complicado disfrutar de un maravilloso plato de percebes de Galicia si vivías en León, por ejemplo. Pero hoy no puedes suspirar de morriña, porque en menos de 48 horas puedes solucionarlo, entrando aquí.

Pero veamos cuáles son esas cualidades que hacen de este marisco un auténtico manjar, digno de fuegos artificiales y todo 😉

Los percebes se capturan en las costas del norte y noroeste del país, y sobre todas ellas destacan las costas gallegas. Se capturan de forma artesanal en lugares de difícil acceso. De ahí que su precio sea elevado, pues muchas veces los percebeiros se juegan la vida para adquirir la captura. La temporada en la que se puede adquirir los percebes frescos son los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

El percebe se compone de dos partes: el pedúnculo y la uña. El pedúnculo es la parte carnosa del crustáceo, de forma cilíndrica con la que se agarra a las rocas. La parte comestible está en el interior del pedúnculo y si lo presionas podrás obtener una carne muy apreciada con un marcado sabor a mar.

En cuanto a su composición nutritiva, los percebes tienen un contenido en grasa muy bajo en comparación con otros mariscos, 0,4 gramos de grasa por cada 100 gramos de percebes. Entre los minerales que contienen destaca el potasio, que se encuentra en cantidad superior al resto de crustáceos. Y sobre el resto de mariscos destaca su contenido en vitaminas B1 y B2. No obstante, la ración habitual de este producto suele ser pequeña y el aporte de estos nutrientes es mínimo.