Pulpo gallego

comprar-pulpo-gallego-galicia-marisco-02

 

¡Marchando una tapita de “pulpo á Feira”! Qué poco falta para comenzar el verano y con él qué bien sientan las tapitas de pulpo. Asado, frito, a la parrilla o simplemente hervido, el pulpo cuenta con grandes aliados en los fogones. Aceite de oliva, pimentón, ajo, limón o salsa de soja son algunos de los mejores amigos de este pescado.

No es necesario salir de tu ciudad para disfrutar del auténtico sabor de un pulpo gallego, puedes comprar pulpo en madrid, zaragoza, león… Nosotros te lo llevamos a casa para que comiences el pre-verano con una tapita de pulpo.

Su carne goza de un sabor excelente debido, sobre todo, a su alimentación, basada en crustáceos, moluscos y peces. Este cefalópodo de cabeza grande, 8 brazos y boca córnea con forma de pico de loro se captura durante todo el año. Además el pulpo es ideal para tu “operación adiós michelín para el verano” ya que posee pocas calorías y su contenido en colesterol, proteínas y grasa es relativamente bajo. En lo referente a los minerales, destaca por su aporte de calcio, mientras que entre las vitaminas la más destacable es la A, aunque también aporta una cantidad considerable de vitamina B3.

En Galicia Marisco te enviamos pulpo gallego a tu domicilio, 100% natural, sin añadidos ni aditivos. Puedes seleccionar el tamaño que más te guste y te lo enviamos a casa, directamente de la lonja a tu mesa.

Se trata de un alimento que se vende ya limpio,  conviene reblandecer algo más su carne antes de empezar a cocinarlo. Tradicionalmente esta operación se realizaba golpeando el ejemplar contra una superficie dura. De hecho, los pescadores, recién capturado el animal, acostumbraban a ‘golpearlo’ contra las rocas para ablandarlo. Actualmente existen algunos trucos para obtener los mismos resultados sin necesidad de realizar esta curiosa operación. El más habitual es congelar la pieza durante dos o tres días para matar el nervio. Así, al transformarse en hielo el agua que contiene el propio animal, éste ocupa un mayor volumen, lo que hace que se rompan los tejidos y la carne quede tierna. No obstante, los ejemplares de pequeño tamaño poseen una carne muy tierna y sabrosa, por lo que no resulta necesario ablandarla.